Ya es de conocimiento público que la exposición excesiva al sol y sus rayos UV, nos predispone a padecer cáncer de piel (también conocido como Melanoma).

Sin embargo, esto no significa que debamos evitar por completo la luz solar puesto que también tiene muchos efectos benéficos para nuestra salud: ayuda a combatir la depresión, le permite a nuestro cuerpo sintetizar vitamina D.

Es importante saber y tener conciencia de que debemos protegernos del sol cada día, y no solo reservar el uso de medidas preventivas para los días de playa o montaña. En efecto, “aunque uno no lo vea, el sol siempre está” y la exposición solar se acumula día a día, año tras año. Es ese daño acumulado a lo largo de nuestra vida que nos perjudica.

La manera más simple de protegerse de los rayos UV es mantenerse en la sombra. Pero si va a pasar tiempo al aire libre: siga estos consejos para disfrutar del sol de manera inteligente.

 

Proteja su piel con sombrilla y ropa y …..¡Use gafas de sol!

Cuando se encuentre al aire libre, use ropa que cubra su piel. La ropa proveerá diferentes grados de protección según la superficie de piel que cubre ( cuanto más, mejor!), su color ( los colores oscuros protegen mas que los claros) y el tipo de tejido (un tejido más tupido ofrece una mejor protección que las telas con un tejido más suelto). Asimismo, la ropa seca generalmente protege mejor que la ropa mojada.

Tenga presente que cubrirse no bloquea todos los rayos ultravioleta. Si usted puede ver la luz a través de la tela, los rayos ultravioleta también pueden traspasarla.

Muchas marcas proponen actualmente ropa de vestir ligera y cómoda, mientras que protegen contra la exposición UV incluso al estar mojadas (las más típicas son las camisetas para usar en la playa). Estas telas tienden a ser de un tejido más estrecho, y algunas cuentan con un recubrimiento especial que ayuda a absorber los rayos UV. Esta ropa con protección solar debe de tener una etiqueta que indique el valor del factor de protección a la radiación ultravioleta (UPF): mientras más alto sea el UPF, mayor es la protección contra los rayos ultravioleta.

Tendremos que seguir este mismo razonamiento a la hora de elegir un sombrero: lo ideal es que tenga una ala a su alrededor de al menos 5-8 cm para que proteja las orejas y cuello (áreas donde se suelen encontrar con frecuencia los melanomas), la cara y el cuero cabelludo. Un lado inferior oscuro no reflectante en el ala del sombrero también puede ayudar a reducir la cantidad de rayos UV que llegan a la cara y los ojos y que provienen de superficies brillantes, como el agua. Algunos modelos incluso proponen una sombra (tela de aproximadamente 15 centímetros que cuelga a los costados y detrás de la nuca) a nivel del cuello .

Los lentes que bloquean los rayos UV son importantes para proteger la parte delicada alrededor de los ojos, así como los ojos en sí puesto que se ha demostrado que pasar largas horas en el sol sin proteger sus ojos aumenta sus probabilidades de desarrollar ciertas  enfermedades oftalmológicas.

Unas buenas gafas de sol deberían bloquear del 99% al 100% de los rayos UVA y UVB. Busque una etiqueta ANSI para asegurarse de ello. Las etiquetas que indican “UV absorption up to 400 nm” (absorción de rayos ultravioleta hasta 400 nm), o “Meets ANSI UV Requirements” significa que los lentes bloquean por lo menos el 99% de los rayos UV. Aquellos cuya etiqueta indica que son de uso “cosmético” bloquean alrededor del 70% de los rayos UV. Si la etiqueta no lo indica así, no asuma que las lentes proveen alguna protección UV.

Debe saber que los cristales más oscuros no son necesariamente mejores ya que la protección contra los rayos UV proviene de un químico invisible que tienen los lentes o que es aplicado a estos, y no del color o la oscuridad de los mismos.

Es particularmente importante que los niños también lleven gafas de sol con protección solar y no gafas de juguete.

Elija la hora adecuada para ponerse al sol


Es decir: evite exponerse a los rayos UV cuando son más intensos, es decir entre las 11:00  y las 16:00. Un buen truco para conocer la intensidad de los rayos del sol, haga la prueba de la sombra: si la sombra es más pequeña que usted, los rayos solares son los más intensos, y es importante que se proteja.

Tenga especial cuidado cuando se encuentre en la playa o en áreas donde hay nieve, ya que la arena, el agua y la nieve reflejan la luz solar, y   así la cantidad de radiación UV que recibe es mayor. Y recuerde que los rayos UV atraviesan la superficie del agua, los cristales (del coche, de las casas,…) de manera que usted puede quemarse incluso estando en el agua y sintiéndose fresco o en el interior de una casa estando cerca de una ventana.

No se fíen de las ventanas de los automóviles, oficinas y gafas polarizadas: solo bloquean una parte de los rayos UV ( UVA o UVB) y dejan pasar la otra parte, que por ende podría perjudicarle.

 

Úntese crema solar de manera adecuada

Es importante saber que la crema solar es sólo un filtro que no bloquea a todos los rayos UV y no debe usarse como primera línea de protección! De ninguna manera debe de usarse para prolongar su tiempo de exposición al sol pensando que la crema se lo permite! Considere el protector solar como parte de su plan de protección del cáncer de piel, sobre todo si no dispone de sombra y ropa protectora como sus primeras opciones.

Para una correcta selección de la crema solar, asegúrese de leer la etiqueta. Se recomienda el uso de productos con protección de espectro amplio (es decir contra los rayos UVA y UVB) y con un factor de protección solar (SPF) con valor de 30 o superior.

También es muy importante aplicarse una cantidad suficiente de protector solar, sin el cual no estará correctamente protegido. Piénselo así: puestos a ponernos crema, al menos que sirva de algo!

Las cremas solares pueden tener factores de protección solar (SPF) de hasta 100 o más. Mientras más alto sea el número, mayor es la protección que ofrece. Sin embargo, no hay un bloqueador solar que ofrezca protección total.

Verifique la fecha de vencimiento del bloqueador solar para asegurarse que todavía está vigente. Tened en cuenta que los protectores solares que han sido expuestos a calor por períodos largos (maletero del coche durante el verano…) podrían ser menos eficaces.

Asegúrese de aplicarse el bloqueador correctamente

Se recomienda siempre aplicar una cantidad generosa. Cuando lo aplique, preste mucha atención a su cara, orejas, cuello, brazos, y cualquier otra área del cuerpo que no esté cubierta por la ropa. Si va a usar repelente contra insectos o maquillaje, aplique primero la crema solar.

Esta aplicación deberá repetirse al menos cada dos horas para mantener la protección. Estas cremas pueden perder eficacia cuando usted suda o nada y luego los remueve con una toalla.  Por ello, deben de volver a aplicarlas con más frecuencia.

Si usted decide utilizar un protector solar con un SPF muy alto, tenga en cuenta que esto no significa que puede permanecer al sol más tiempo, usar menos protector solar o aplicarlo con menos frecuencia: sólo significa que estará mejor protegido (lo cual no está nada mal!)

 

 

Proteja a los niños del sol

Los niños necesitan especial atención, pues suelen pasar más tiempo al aire libre, se pueden quemar más fácilmente, y no son conscientes de los daños que causa la exposición al sol.

Se debe evitar que los bebés menores de 12 meses reciban directamente la luz solar y se deben proteger del sol con sombreros y ropa protectora y gafas! Recuerde que la exposición es acumulativa a lo largo de toda la vida : cuanto antes nos empecemos a proteger, más nos lo agradecerá nuestra piel!

En resumen: debemos…..

1) Cubrirnos con sombrillas, sombrero, gafas de sol y ropa adecuada.

2) Evitar el sol entre las 11:00 y las 16:00 horas.

3) Usar cremas con al menos FPS 30, aplicarla en cantidades generosas y repetir dicha aplicación al menos cada 2 hs!  

6) Extremar la protección con los niños (gorra, gafas, ropa, cremas de FPS 50 o más).

7) Usar protección en cualquier actividad al aire libre.

8) No fiarse de los días nublados: los radiaciones solares atraviesan las nubes.

 

 

 

 

 

Dr. Berenice Ibarra ○ Medico de Familia

Categories: Uncategorised @es
Post by: Atlantic Clinic on 26 May 2019