La gripe es una enfermedad respiratoria contagiosa. Causada por un virus, este se transmite muy fácilmente a través del aire (tos y estornudos), las manos o mediante objetos contaminados.  Para prevenir su contagio debemos extremar las medidas básicas de higiene ( lavarse las mano, estornudar en el hueco del codo o en un pañuelo, aerear regularmente la casa,…).

 
Existen varios tipos de virus de la gripe

Tal y como declara la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay cuatro tipos de virus de gripe estacional: A, B, C y D. 

Los tipos A y B son los causantes de las epidemias estacionales,de ahí que sean los que se incluyen en las vacunas.

-Los virus C se detectan con menos frecuencia y, además, solo causan infecciones leves.

-Los virus de tipo D no afectan al ser humano, solo al ganado.

 

¿Es necesario vacunarse todos los años?

El virus de la gripe tiene una alta capacidad de mutación y los tipos de virus de la gripe que circulan van cambiando de año en año. Así, nuestras defensas no pueden reconocerlos y protegerse, lo que puede volver a provocar la enfermedad cada nueva temporada invernal.

Por esta razón, cada año hay que fabricar una vacuna diferente, adaptada a los cambios que ha experimentado el virus y a aquellas cepas que estén circulando. La OMS,  tras estudiar los informes de los centros de vigilancia epidemiológica repartidos en todo el mundo,  decide cada año cual será la composición de las vacunas para proteger de la manera más eficaz.

 

¿Qué vacunas elegir?

En España están disponibles tanto las vacunas antigripales trivalentes como las vacunas tetravalentes y solo los preparados inyectables.

La diferencia entre la vacuna trivalente frente a la gripe y la tetravalente radica en el número de cepas de virus de la gripe que se incluyen en ella.

-La vacuna trivalente contiene cada año tres cepas: dos de tipo A y uno de tipo B.

-La vacuna tetravalente incluye cuatro: dos de tipo A y dos de tipo B, de los cuales, uno es del linaje B/Victoria y otro del B/Yamagata.

En la medida en que es difícil saber con antelación a qué linaje pertenecen las cepas B que van a circular durante la temporada, la vacuna tetravalente permite aumentar el nivel protección. Además, las vacunas tetravalentes han mostrado en los estudios ser igual de seguras que las trivalentes. Esto significa que se pueden utilizar, tanto unas como otras, en las mismas situaciones.

¿Qué vacuna se recomienda utilizar?

Ante el nivel de evidencia científica disponible, el Comité Asesor de Vacunas de la AEP aconseja emplear, preferentemente y siempre que estén disponibles, vacunas antigripales tetravalentes. Por supuesto, en caso de no tener acceso a ello, la recomendación es administrar las vacunas trivalentes.

¿Quién debería vacunarse?

  • Niños de 6 meses a 4 años (59 meses);
  • Personas de 50 años en adelante (por ser más propensos a sufrir afecciones crónicas que los ponen en un alto riesgo de presentar un caso grave de enfermedad por influenza).
  • Personas con enfermedades pulmonares crónicas (como asma), enfermedades cardíacas (excepto hipertensión), enfermedades renales, hepáticas, hematológicas, neurológicas o trastornos metabólicos (incluyendo la diabetes mellitus);
  • Personas inmunosuprimidas por cualquier causa (incluso la inmunodepresión causada por medicamentos o por el virus de inmunodeficiencia humana);
  • Las mujeres que están embarazadas o lo estarán durante la temporada de influenza y las mujeres que parieron hasta hace dos semanas;
  • Personas de 6 meses a 18 años de edad que reciben medicamentos que contengan aspirina o salicilatos y que corren riesgo de tener el síndrome de Reye después de la infección por el virus de la influenza;
  • Residentes de asilos de ancianos y de otras instalaciones de atención crónica;
  • indígenas estadounidenses/nativos de Alaska
  • personas con obesidad mórbida (índice de masa corporal [IMC] de 40 o superior);
  • personal de atención médica;
  • Contactos con personas de la casa y cuidadores de niños menores de 5 años y adultos mayores de 50 años, con especial énfasis en la vacunación de las personas que están en contacto con niños menores de 6 meses o con personas con ciertas afecciones médicas que los ponen en mayor riesgo de presentar complicaciones graves por la influenza.

 

 Consideración especial sobre la alergia a los huevos

Las personas alérgicas al huevo pueden recibir cualquier vacuna aprobada contra la influenza recomendada y acorde para su edad (IIV, RIV4 o LAIV4).  Personas con historial clínico de alergia grave al huevo (aquellas que han tenido otros síntomas además urticaria luego de estar expuestas a huevos) deberían recibir la vacuna contra la influenza en un entorno médico  y bajo la supervisión de un proveedor de atención médica que sea capaz de reconocer y manejar reacciones alérgicas graves.

 

 

 

 

 

Dr. Berenice Ibarra ○ Medico de Familia

Categories: Uncategorised @es
Post by: Atlantic Clinic on 06 Nov 2019